Silla de oficina ergonómica

Los trastornos y problemas de espalda entre los trabajadores europeos asentados en oficinas están a la orden del día. ¿Las causas? Las malas posturas durante horas de trabajo, la falta de estiramientos, la escasez de luz y, sobre todas ellas, la carencia de equipamientos de oficina adecuados para hacer frente a las jornadas laborales en una posición que es de todo menos natural para el cuerpo humano. Ya lo advierten los fisioterapeutas y las autoridades responsables, como la Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo: los trastornos musculoesqueléticos son la principal causa de baja médica y ausencia laboral y su tratamiento debe ser una prioridad para todas las empresas.

Además de la higiene postural y la adopción de nuevos movimientos físicos durante la jornada laboral, las sillas de oficina ergonómicas son una de las soluciones más recomendadas para conseguir paliar y reducir al máximo los dolores lumbares, cervicales y demás afecciones musculoesqueléticas. Si tu espacio de trabajo aún no cuenta con el mobiliario adecuado, si este no está bien distribuido o colocado o si alguno de los empleados sigue padeciendo problemas de espalda de importancia, este post te interesa.

Principales problemas de espalda en los trabajos de oficina y sus soluciones

Dentro y fuera de la oficina, lo cierto es que nos pasamos la mayor parte del día sentados. Y esta postura, de por sí, es la menos recomendada para el cuerpo humano. De hecho, profesionales de la salud como los fisioterapeutas reconocen que nuestra anatomía no está preparada para pasar ocho horas seguidas en la misma postura. Por esta razón, plantean alternativas que favorezcan la salud musculoesquelética, incluso para cuando tenemos que pasar largas jornadas en un estudio, una oficina, una biblioteca, etc.

El uso de sillas inadecuadas, su mala colocación o la mala distribución del espacio de trabajo provocan molestias como las que enumeramos a continuación:

  1. Contracturas cervicales, por una posición de la silla más baja de lo necesario.
  2. Dolores lumbares, por un mal apoyo de la espalda en el respaldo.
  3. Problemas y molestias en las extremidades superiores e inferiores.

Cuando estos trastornos se mantienen en el tiempo sin buscar una solución, el daño puede ser irreversible o mucho más difícil de tratar. Por suerte, para todos ellos, las sillas de oficina ergonómicas se han convertido en una de las soluciones más eficaces. No podemos evitar ocho horas sentados (a veces, incluso, alguna más), pero este mobiliario de oficina nos permite garantizar la mejor posición y distribución del cuerpo para evitar lesiones.

Las mejores sillas de oficina ergonómicas, para que cumplan con su cometido de higiene y protección postural, deben contar con: soporte lumbar; altura, inclinación y desplazamiento del asiento regulables; reposabrazos adaptables; materiales acolchados y transpirables… Si a todas estas características añadimos los descansos y estiramientos adecuados, una correcta hidratación y la adopción de posturas controladas (sin tensión) los dolores de espalda en el trabajo podrán ser cosa del pasado.

Ahora que te hemos descubierto los defectos de este mobiliario de oficina no puedes negarte al cambio. Conoce los proyectos de diseño de interiores de Xavier Puyalto para los espacios de trabajo, elige las mejores sillas ergonómicas y apuesta por la salud lumbar de todos tus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *